martes, junio 22, 2010

Volar


Yo quería decirte que sobre ese cielo nublado
podríamos lanzarnos desde los tallos de bambú
como pájaros suicidas o exiliados a la mar,
a buscar palabras nuevas que se nos pegaran
como pequeños crustáceos oportunistas
a la lengua, a las alas, a los sueños.

Porque las nubes parecen más cercanas
entre tantos edificios y volar, volar es fácil,
una cuestión de ganas, un paso metodológico,
una decisión que se toma con tendones y falanges,
así como se decide amar, tal como se renuncia a perder,
agitando el viento, ostentando la facilidad.

Pero no te dije nada. Sólo te tomé de la mano
[en mi mente]
y saltamos juntos hacia ninguna parte.

3 comentarios:

  1. saltar y no caer, saltar y permanecer en el salto, saltar y que el cielo se deshaga entre las manos como miga de pan mojada en leche caliente

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, esto me gusta. Es como que me reconozco en estos deseos, en los materiales del poema. Sí, en tu mente hay vuelo.

    ResponderEliminar
  3. el barón rampante9:19 p. m.

    Es esperanzador el paso de "salto mortale" voluntario al anhelo de volar con la persona amada. ¿Y qué opinará el aire que carga a los voladores?

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.