domingo, mayo 30, 2010

Sueño de manzanas


Si de la punta de los dedos de una mujer
cayera la luz que protege a los enfermos,
y de una mirada que se desmorona
dependiera la saciedad del tiempo.

Si curarse del dolor de la existencia
fuera posible, sostenible, viable,
y hablar fuera suficiente para decir algo, entonces,
sólo entonces, sabría que me comprendes.

Y la piel de sol de las manzanas cantaría
con el olor dulce de la carne entre los dientes
y por tu garganta podría correr la melodía
del sabor que sólo quien se come al mundo entiende.

3 comentarios:

  1. Un canto a la vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilloso cruce de sentidos al final, y eso ahora no recuerdo cómo se llama.
    "y de una mirada que se desmorona
    dependiera la saciedad del tiempo"
    ¡Aplauso!

    ResponderEliminar
  3. Entonces una pesadilla, sería una compota horneada... jajaja no?

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.