martes, noviembre 29, 2005

desvelos

Cómo se pasó la noche entre tantas sorpresas. El orden se alteró, las combinaciones variaron en el mismo escenario. Dice el Fifer "¡qué noche más tonta para ser lunes!", y tiene toda la razón.

Hoy es martes y tengo sueño, se me arrastra la lengua, los ojos por la oficina, las ideas me resbalan dolorosamente por la nuca. Tengo frío en las manos y en los pies, los ojos me lastiman con la luz, el tabaco me sabe a plástico quemado.

Me sirvo un vaso con agua. Me quedo como boba mirando los reflejos. Agua helada como el viento de las siete de la mañana, para que iguale mi temperatura a la de este ambiente insomne. Nada sino transparencia fría sin palabras, que me devuelve la sonrisa y me esconde la ansiedad de saber que aún me queda todo el día hasta encontrarme de nuevo en tu cuerpo, en la cama, en nuestro sueño.

2 comentarios:

  1. Pues si la del lunes fué tonta, no te digo la del Martes ¿eh, Fifer?.

    Y a ti chata, te sueño todo el día y te siento en las noches.

    ResponderEliminar
  2. si, fue tonta pero suave. Y hoy, el dia es áspero y gris pero tiene el sentido que cobran esos dias visagras en los que dan vuelta las cosas...

    En fin! Espero verlos muy pronto para reirnos juntos de la noche y sus tonterias...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.