miércoles, diciembre 07, 2005

la trampa de las palabras

Últimamente las palabras han cambiado de peso específico. Ya no puedo atarlas como antes en líneas y ponerles destinatario o publicarlas para todos o simplemente guardarlas en una carpeta o un cuaderno emborronado.

Las palabras se van llenando de humo negro cuando camino por Patriotismo: todavía les veo el ribete porfiriano en los edificios que ocultan jardines, pero que serán estacionamientos públicos en breve.

Se me escapan histéricas las palabras cuando escucho la excavadora de los departamentos que construyen enfrente mío. Los pájaros se comieron mis palabras cuando se largaron de esta ciudad grisácea.

Hay otras que se quedan en la línea del celular. Son las más tontas, las de "nos vemos mañana", "te espero ahí" o peor, "luego te llamo, luego te aviso". Por la noche se escurren por la tarja de la cocina, reptan como cucarachas en la coladera.

Toda yo me he extendido sobre lo que miro y está todo tan fuera de la hoja, de la pantalla, que de pronto me doy cuenta de que aquello que le da coherencia a mi vida, a todas estas tontas definiciones y calificativos, imperantes frases y trilladas fórmulas, no será dicho jamás.

8 comentarios:

  1. a veces hay que tomar partido hasta mancharse (dice un poeta vasco)... palabras en el cielo y en la son tierra actos.
    Creo que tiene una parte de razón, pero la tierra sin palabras sería como un cementerio en el que no quiero actuar.

    ResponderEliminar
  2. Fe de erratas

    ..y en la tierra son actos

    ResponderEliminar
  3. "No es una poesía gota a gota pensada.
    No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
    Es algo como el aire que todos respiramos y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

    Son palabras que todos repetimos sintiendo como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
    Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
    Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos."

    Arroja la palabra.

    La palabra no debe ser huera, sino arrojadiza.

    Lánzala como un boomerang, aunque en el camino sólo pueda ser vuelta, hacia tí, en tí.

    ResponderEliminar
  4. Pues eso de ti lo extraño un poco. Tus palabras. Pero las pronunciadas, por sobre todas.

    ResponderEliminar
  5. Donde estan los quinientos mil matices? Las cosas importantes no se dicen, se vomitan...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso como escribis. Un beso

    ResponderEliminar
  7. y luego??? onde andas???

    que acaso ya no hay matices???

    ResponderEliminar
  8. qué pedo con tu abandono del bló?

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.