miércoles, noviembre 10, 2010

Un poco de fe

Y así se van a ir
uno a uno
al diablo:
a fin de cuentas
eso quieren todos,
la pasión,
el infierno mental de posibilidades,
realidades que nunca se parecen
al poema, a la promesa, al sueño.

Una tortura lenta
como esas que practicaba
hace años,
cuando jugaba
a ser más fuerte que mi dolor,
a poseer al otro,
a no ser yo.

Pobre estúpida.
Debieron resultar tan dulces
mis alianzas con desconocidos,
la arrogancia sin tacones,
la inocencia
de creerme por encima
de la simple vida.

Hoy creo
en el agua que bebo
y en esa boca tan leída
relatada
deseada
aborrecida
que es tan sólo verdadera
cuando está sobre la mía.

Creo en mis amigos,
esos que te conté el otro día,
uno, dos, acaso tres
y en ese hombre
que es mi cuerpo,
que me quiere
como yo me quiero,
que ensaya
actos simples
a mi lado.

4 comentarios:

  1. Srita. Furtiva
    Un gran abrazo desde aca

    Lu

    ResponderEliminar
  2. La grandes lecciones que uno va aprendiendo en el correr de la vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con estas líneas:

    "Hoy creo
    en el agua que bebo
    y en esa boca tan leída
    relatada
    deseada
    aborrecida
    que es tan sólo verdadera
    cuando está sobre la mía".

    Saludos.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.