martes, julio 27, 2010

Fuera del mundo

El tiempo de las pequeñas gotas
que resbalan por la comisura
apenas descrita de unos labios
es algo que no forma parte del mundo.

Las horas de los amantes
que se dedican a explorar
universos de texturas y gruñidos,
a medir
el impulso y la provocación,
no forman parte del mundo.

Tal vez
por eso flotan
y son casi desdeñados por aquellos
que no sienten la misma cosa.
Observarlos es
un espectáculo lento de sonrisas,
roces y trasgresiones,
miradas y ensimismamientos.

Y eso le recuerda al espectador
que lo mejor del mundo
es
irremediablemente
estar fuera de él.

3 comentarios:

  1. supe que de verdad las letras tenian sentido cuando entendia tu nombre cuando pensaba en los ojos tuyos en esos sentimientos mios...

    ResponderEliminar
  2. Perfecto, me encantó. Esta semana le decía a alguien con quien hablaba de enamorase y le decía "ese estar fuera del mundo habitándolo". Bueno, no descubro nada nuevo pero qué casualidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. A veces dentro
    o a veces fuera...
    el punto es ser y estar
    como tú en las palabras.

    :)

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.