domingo, febrero 28, 2010

Milagros del aire


Eran los tiempos del viento
y el descubrimiento de las montañas:
estábamos más cerca del borde
de lo que habíamos imaginado.

Entre el humo y la velocidad,
habíamos perdido el rastro
de las cimas y los astros.
Flotábamos en la ensoñación
de los días que huyen sin nombre.

Vinieron las nubes a despertarnos,
a enseñarnos las rutas del aire
en los dibujos efímeros del instante
portentoso que precede a la noche.

Y estuvimos a punto de salir
de los salones y las oficinas
para acostarnos en la hierba
y dedicarnos a mirar, a respirar, a vivir.

Mas justo a tiempo recordamos
que lo hermoso no cambia el mundo
que había que checar tarjeta, echar la llave
y correr hacia la casa a refugiarnos
de nuestra propia incapacidad.

4 comentarios:

  1. Qué bien llevan de la mano tus palabras tan bien hiladas. Me gusta mucho este poema.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando, de pronto, uno se da cuenta de la urgente necesidad de vivir. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Será que aún con la complicada forma de vivir del hombre, seguirá persiguiendo con la mirada conejos blancos en la nubes ó estos habrán evolucionado a hombres de cuello blanco?

    ResponderEliminar
  4. En algún momento de mi niñez tenía el deseo de “reencarnar” en nube para poder viajar por autopistas de viento.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.