miércoles, agosto 13, 2008

Puntuación

I am covered in skin
no one gets to come in...

Counting Crows

Retomar el hilo de una conversación abandonada años atrás, perdida entre sueños de alguien que ya no se es. Iniciar un texto sobre una hoja en blanco (una hoja que ya ni siquiera existe necesariamente). No importa el comienzo mientras se declare como tal, todo es voluntad de decir, escribir, hacer.

Y vienen los párrafos largos, exuberantes constructos como peleas con la realidad, batallas por expresar sentimientos, ideas, identidades. Juegos suculentos de insinuaciones, monosílabos provocadores que contienen universos de significados, tramposos significantes que atrapan al ser en su particularidad.

Coma, punto y coma, espacio. Guiones que acotan dramáticamente, como en un escenario; paréntesis que son como decir un secreto al oído en mitad de una fiesta ruidosa; capítulos que se abren y cierran en la imaginación.

Y de pronto un silencio, líneas en blanco, una tras otra, para decir, no diciendo, el miedo. La duda, el fastidio de haber comenzado algo que eventualmente tendrá un final, la respuesta no esperada, la frase incorrecta, el movimiento mal planeado que abre una fisura en la sólida muralla del discurso.

A veces son puntos suspensivos, pero casi siempre es punto final.

3 comentarios:

  1. Amos que parece que te está saliendo algo.
    No te falta mas que hacerlo bien.

    ResponderEliminar
  2. Pareciera secuela de tu post anterior.
    Agárrate con ambas manos del ayer para que no nos caigamos en los abismo del mañana.
    Y habrá días, me conoces, en que te ruegue que sultes las líneas de seguridad y empieces de nuevo.
    Anyway.
    Con un cariño más allá de los pixeles... Pato Lonas, alias Ptao, alias Euforia del principio del siglo.

    ResponderEliminar
  3. Los puntos y comas que van jalonando el camino. Abrazos.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.