jueves, julio 17, 2008

Una mañana

Es verano, la lluvia hace una tregua. Los niños se esconden en cursos de natación o conciencia ecológica, vacaciones de televisión o visitas a los parientes. Por unas semanas dejan las calles, permiten el reposo de sus madres histéricas, dejan que los demás recordemos cómo es ir caminando para el trabajo sin esquivar autos enloquecidos, tacones atropellados y empujones mezquinos.

El barrio en el que vivo nunca fue un pueblo pero en él habitan los viejos amigos de la adolescencia, que ahora cuidan de sus hijos y en el fondo de los ojos todavía sonríen con inocencia; los padres de convierten en abuelos y los días pierden el peso de antaño, digo medio año como digo veinte, una semana o una espera se alargan por minutos sólidos que parecen eternidades.

La vida tiene planos temporales paralelos que conviven alternativamente en mi cabeza: para un viejo amigo el tiempo se suspende en trazos ensoñados (no andaré nunca por este mundo con cara de palo); el amor se presenta vertiginoso y reposado, el trabajo se extiende hacia adelante como una planicie sobre los meses en blanco... Y el dolor, ese que carece de tiempo, se asoma en un momento cualquiera y me recuerda que también hay historias que -desgraciadamente- no tienen final.


Y vivo así, mezclándome con los ritmos, mientras atrapado en una foto, recurrente y perfecto, sigue el día helado sobre un barco, cuando aprendí lo que significaba la libertad.


Cap San Diego, Hamburgo.

9 comentarios:

  1. 1-Sin duda, los hermosos barcos son más libres que los aviones.

    2-No tener hijos es otra manera de detener el tiempo.

    3-Los palos... ¿andarán con cara de humano?

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho tu texto. Muy cierto y terrible: "Y el dolor, ese que carece de tiempo, se asoma en un momento cualquiera..."

    ResponderEliminar
  3. yo a veces creo que eso del tiempo no existe que a veces da brincos con las actividades que uno hace que e empazado a creer que es una realidad que juega como un niño.

    ResponderEliminar
  4. coincido con Betteo.
    Besitos hoy y siempre.

    ResponderEliminar
  5. Una historia de vida con sus luces y sombras. Hermoso texto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:11 p. m.

    Furtiva: leí esto y pensé que podrías haberlo escrito tú.
    Un saludo desde la sombra,

    Los Meteoros
    (aún en coma)


    Te dé Dios
    Adán
    una mujer menos hermosa que Lilit
    Sáquela Él de tus costillas
    para que nunca quiera abandonarte
    Aprisiónala entre tu cuerpo y la tierra
    para que no pueda moverse
    Todo tu peso caiga sobre ella a la hora de la posesión

    Quédate con el frondoso paraíso
    que por igual debía pertenecernos
    Insípido es para mí el color de estos jardines
    Tu carne sonrosada de manso animal
    no despierta mi carne
    La claridad de tus ojos y del cielo
    pone hielo en mi alma

    He dicho el nombre del Creador de todas las cosas
    su nombre impronunciable que desata los vientos
    La inocencia
    no significa nada desde ahora
    II

    Tibias y ásperas y hermosas
    son las cavernas donde habito
    Díganle a Adán que Lilit prefiere a Samael
    ángel de maldad infinitamente más gozoso
    ángel que me arrastra en su caída
    al embestir mi carne
    Díganle que juntos le inventamos rincones al cuerpo
    que las lenguas nos crecen como de serpiente
    para lamernos sitios
    que para Adán
    ni nombre tienen
    que juntos descubrimos el movimiento de los cuerpos
    para darle luego nuestro secreto a los hombres
    III

    Ha hecho Dios que no pueda soportar las letras de mi nombre
    Estoy hecha de fuego
    y sólo el fuego de mi imagen me congela
    De fuego mi cintura que se quiebra
    de fuego el círculo donde se hunde el placer del hombre
    de fuego mis piernas
    que saben devorar las caderas del hombre
    Arde quien me toca
    arde y se consume lentamente para siempre
    niños y hombres arden
    mientras sonriendo
    me masturbo
    IV

    Que no se quede el mundo sin el fuego
    Desnúdate en silencio
    préndele a la noche llamaradas
    arda contigo la mitad del mundo
    en el rito de la sangre

    Mengua la luna entre mis piernas
    muérete en la flama

    Mónica Braun

    ResponderEliminar
  7. Y así, 33 años y las preguntas vienen más seguido, y tu cuando, es necesario que te cases, ya ten una esposa, ya buscate a alguien. Y si, tengo a alguien por eso debe tener un semblante triste y la mirada perdida al abismo? no, y que los niños se queden mirando la tv, la educación no sirve de nada, no más hay que ver los orangutanes en los que se convierten. No, creo que lo único que aprenden y no olvidan es a manejar con prisa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Estoy empezando a analizar tus poemas. Por lo pronto, iniciaré con correcciones ortográficas (espero no te moleste). Después haré lo que hago con los demás poetas, transformo sus creaciones agregándoles cosas mías.

    dice: los padres de convierten en abuelos...
    debe decir: los padres SE convierten en abuelos...

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.