domingo, junio 29, 2008

Una cama

Esta es mi cama, la tierra de los extraños pasados por la vida, el lugar de los equívocos, de los sueños pospuestos, de las verdades sin palabras que después, con ropa encima, se vuelven mentiras incómodas que hay que ocultar.

Podría decir algo sobre el amor pero me vienen otras palabras a la mente: desprendimiento de la conciencia, calma, sueño, cosquillas o trampas inocentes para reír de madrugada. Miro mi cama y la desconozco, porque siempre es una barco diferente.

Y como toda nave, tiene despedidas y sorpresas, naufragios y recuerdos que se acumulan sobre cubierta mientras se viven nuevas aventuras. A veces, solitaria en la noche de las estrellas que caen, es solamente el vaivén de las historias que leo, el humo que se despide de mi vida, la melancolía que me da todo lo que no he vivido.

Mi cama es, pues, un barco que transporta pasajeros que nunca son lo que parecen, incluídas las muchas mujeres que llevan mi nombre.

¿Y tu cama? ¿Cómo es?

12 comentarios:

  1. Anónimo5:45 a. m.

    Esa cama no es tuya, es del Chipi

    ResponderEliminar
  2. Anonimo, no seas así.
    Esa cama ya es de ella.

    ResponderEliminar
  3. Mis camas son prestadas,
    Una vez recuerdo haber tenido una en la que me encontraba arropado.
    Por momentos, si, creo que es la única que he sentido mía.Que la soñaba, que la escribía, que la abrazaba, que la sentía tan mía que al compartirla me llenaba.
    Mi nueva cama me acompaña en la nueva aventura,me la prestaron con todo amor y así la tengo que hacer los honores, pronto he de cambiarla por otra, pero espero con paciencia.
    besos

    ResponderEliminar
  4. que no todas las camas son iguales?
    jajajajajajajajajajajajajajajajajaajaja
    eres malvada :P

    ResponderEliminar
  5. Anónimo y Tony: la cama, como la tierra, es de quien la trabaja.

    Camarasa: supongo que nada es lo que parece y todo resulta ser lo que decidimos que sea.

    Tutsi: si todas las camas fueran iguales, daría lo mismo dormir en cualquiera. Tramposa.

    ResponderEliminar
  6. Estimada Wendy, la cama cómo la tierra para quien la trabaja.
    Pero también las cosas son cómo parecen, sólo que hay muchas situaciones que las nublan, y por supuesto una de ellas es cuando decidimos lo que queremos que sean.
    Pero así parece que funciona el mundo.
    ¡¡BESOS!!

    ResponderEliminar
  7. Te diré . . .
    bueno, te escribiré pues
    ya si gustas tu me inventas
    una voz, como decía: mi cama
    es verde oscuro y debajo hay
    un colchón rígido que a veces
    no me deja dormir ... pero para
    que coños quiero yo dormir, sí
    lo se, es necesario, cham, ñam
    miau . . . si no lo fuera sería
    muy feliz. Saludetes
    me gusto
    tu poesía

    ResponderEliminar
  8. Ahora que intento describir mi cama me doy cuenta que en realidad tengo tres, en casas diferentes, pero las tres las siento mías. Y sí, pensándolas bien, son como embarcaciones. Una se parece a una pequeña balsa que navega tranquilamente, otra es como una carabela de mercantes en busca de nuevas rutas y la tercera se parece a un kayac para atravesar los ríos rápidos.

    ResponderEliminar
  9. Estimada cama de Huini (hunibed),

    Mandale un cariñoso saludo a Huni por su cumpleaños, y dile que la extrañamos mucho.

    PS. A ti tambien te extrañamos, eras realmente muy buena anfitriona cuando dormimos contigo.

    Ro y Da.

    ResponderEliminar
  10. Mi cama es es una y única: su mejor y más deliciosa función: sirve para leer: eso sí, siempre está tendida.

    ResponderEliminar
  11. que buena tu pregunta!... porque para mi, mi cama no es más que un punto de comienzo y regreso. En ella he sido y seré eterna. No tiene lugar, ni espacio... mi cama es un casa que vive conmigo... muy raro?

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo tres camas. La primera es la de mi infancia, donde ya casi nunca sueño.
    La segunda es la que más he querido, es en la que me despertaba el sol que atravesaba la cortina. En esa cama besé, abracé, amé, odié, lloré, y perdí el sueño.
    La tercera cama me la regalaste tú nuevecita, es la cama de lo nuevo, del volver a empezar.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.