miércoles, diciembre 05, 2007

Piano


Aquí no pasa nada.
Sólo el cristal que se derrama
en la punta de mi lengua.

Un perseguir a oscuras
esas flechas
ligeras por el tiempo sin aliento
en que no soy esta mujer.

Aquí sólo pasan los dedos
que no me tocan.
No me rozan, me tiemblan
mientras se borran manecillas
se tensan arcos
y cae la hoja
en blanco o amarilla
del árbol, de mis ojos
para siempre,
por un momento.

7 comentarios:

  1. Senti el correr de los dedos por esas teclas blancas y suaves, al compás de este poema. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. LEGOLAS HOJA VERDE!
    sólo eso pienso!

    ResponderEliminar
  3. Tengo el deseo de recoger la hoja. Y eso hago. Te leo

    ResponderEliminar
  4. Vámonos. Vámonos. Vámonos.


    Que se fastidien los que ya estén aburridos de sí mismos.


    Hit the road, Jack.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, qué hermosa carta.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Furtiva!
    Wow...que padre
    y mas si lo lees con musica de piano...

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Es duro atreverse. Acaso demasiado tiempo empleado en "vivir en el centro", cuando nuestro lugar es, definitivamente, la periferia.

    Me gusta mucho tu propuesta.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.