sábado, septiembre 22, 2007

Tengo pájaros en la cabeza que razonan encerrados en jaulas
aprendiendo a hablar... Aunque duela dime la verdad

Mala Rodríguez, Por la noche


Tu me conoces, me conoces bien desde que me miraste dentro de los ojos y supiste que te quería. Querer no es amar y, aunque te haya amado, es cariño el que me ha hecho leer cada letra de tus dientes, el que me pone a pensar en ti cuando conduzco por viejos ejes viales y me obliga a llamarte justo cuando el viernes se va muriendo.


No guío mi vida por la literatura, pero es sólo ella la que me da la clave de tu belleza. Pienso demasiado, lo sé, en ti y en tus formas, en los colores de tu boca cuando dices mi nombre, en la sonrisa que dejaste anclada a mi pasado sin remedio, sin forma de borrar o modificar la impresión. Tus besos, los dados y los pendientes, me saben dulces y amargos cuando la música suena, cuando recuerdo tu tajante distancia y tus acercamientos arrebatados.

¿Recuerdas cómo me perdía en cada eje vial? ¿Cómo busqué las palabras adecuadas para que me escucharas y el ruido de fondo de la avenida te distrajo justo cuando ibas a escucharme? Este no es el momento, pero nunca llegará cariño, no eres mi amor y lo eres, en cada una de tus caras estás siempre conmigo...

Me gustan tus besos clandestinos, que se joda la poesía si es a costa del poeta, me queda tu cuerpo y su recuerdo, la sonrisa que pones cuando te muerdo lento, la voz a ti debida que se quiebra cuando el mar está entre nosotros.

Sé quien eres y lo sabes tú también. Basta que quieras creerlo.

5 comentarios:

  1. Anónimo6:14 p. m.

    Los sabios hablan de un inminente eclipse, me pregunto si será igual que el recuerdo desvanecido de tu cara

    ResponderEliminar
  2. Estupendo texto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. como estás?
    pasaba a saludar.
    besos!

    ResponderEliminar
  4. y porque entonces se encuentran las frases que explican eso que se quedó, diablos yo se, es algo, la literatura a veces ayuda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:26 p. m.

    //lo eres y no lo eres...

    increíble.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.