martes, octubre 03, 2006

Bienvenida

Para Luvina

Hubo un tiempo en el que la hierba me saltaba a la vista y era suficiente para emocionarme. Hubo pares de ojos azules, cafés con vetas intrincadas y verdes muy profundos que me acompañaban en la sorpresa de este mundo. Estuve tan convencida del placer de lo trivial que pensé tener asegurada la felicidad por medio de la observación.

Después me convencí de que había otras cosas: el análisis de la mente, la exploración de la pasión y la creación en cualquiera de sus dimensiones. Fue quizás la época en la que más bailé y pensé, descubriendo otros caminos y todos esos mundos pequeños y enormes, que siempre tuvieron como estructura la ilusión y el ansia de permanencia.

Hoy, pequeña, veo los sueños de los que están y los que se han ido. En el lugar donde tu y yo hemos nacido esto significa una mezla desordenada de ideas de la vida, derrotas y triunfos temporales que se enciman unos en otros divididos por asfalto y corrientes de personas apresuradas.

Para celebrar que naciste, que ahora existes, hago un ejercicio mental y le quito no sólo el gris al asfalto y cada capa de hormigón a las paredes de las casas y oficinas. Regreso al punto en el que San Pedro era un caserío con un parque de arbolitos nuevos y más atrás, cuando el río sonaba cerca, las plantas poblaban nuestras calles y los caminos se descubrían o se inventaban a golpe de pie y machetes.

Ahí, es decir, aquí, pudo crecer cualquier flor simple, de esas que hacen bello un lugar. Una flor y el mundo es lo que tengo para esta bienvenida, además de todos los días que nos quedan a ambas (y a todos los demás), por cerrar círculos, abrir sueños y arropar amores. De eso se trata la vida, para eso estamos aquí.



3 comentarios:

  1. Gracis por tus reflexiones. Y gracias por visitar mi blog.

    Saludos desde Madrid

    JLPA

    ResponderEliminar
  2. Uno entra aquí y siente a la serenidad. Es como ver plantas, cristales, cortinas que se mueven, origamis, y en medio de todo las palabras. Así que de golpe, todo desaparece y quedan las palabras, tus palabras.

    Creo que si uno ha experimentado aquí a la serenidad, verá también a la tristeza, levemente ida en tus rutas

    y una sonrisa...

    ResponderEliminar
  3. lady Equis4:42 p. m.

    Eis que onda como te trata la vida... como esta tu corazon...

    Saludos desde mis viñedos

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.