lunes, julio 31, 2006

fin de semana

Puede ir y venir el tiempo. Pasa una bola de estambre naranja a través del marco de la puerta, seguida de la gata Mariano, preparada para jugar y olvidarse del lloriqueo un rato. La oficina huele a incienso con su nueva alfombra recién descubierta y suena una canción grabada en vivo hace mucho tiempo.

La carne se cuece y esperamos entre canción y canción, jugueteando con la peluda, en un lunes pacífico después de tanta fiesta, marcha y situaciones de todo tipo.

Don Keso y su aniversario con un dejo a reventón de la escuela, con Dj's invitados supliendo con la buena intención el arte de mezclar. Chicas con vasos, meseros alegres y Charly dueño y señor de la noche y sus alegrías, ni siquiera distraído por el mismísimo señor de la Cantina Irremediable o el fantástico Chuco y sus aventuras increíbles por verosímiles.

Después la marcha, otra vez la reconciliación con mi ciudad a través del milagro de dos millones de personas riendo y creyendo, pese a las estupideces que me pueda decir el resto del mundo.

Así me vivo hoy, alegre y descansada, masticando en la jaula de pájaros de mi cabeza las verdades que vi en estos dos días y que no puedo enunciar, pero sí sentir y dejar fluir por mi cuerpo.

Como diría Juanito, Salud.

2 comentarios:

  1. Segura estoy que Juanito anda de fiesta en "Amererica" casi en despreciable ciclo de Chayane.
    Yo tuve la fiesta, una gozada inmensa de verlos aquí y bienvenidos siempre.
    Me encanta que hayas aterrizado un momento en esta tierra.
    Gab

    ResponderEliminar
  2. Oye, perdona que comente en este post cosas más pertinentes al anterior, pero creo que facilitará tu respuesta.

    ¿Y si en efecto ganó Calderón por la diferencia señalada? ¿Dónde quedan los argumentos de "una libertad lastimada en este país"? ¿Dónde estará "el pinche fraude"?

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.