miércoles, julio 06, 2005

Sobre el sueño

Y en el desvelo pueden correr los minutos como cera derretida: transparentes al principio (ni se sienten), se van poniendo turbios hasta que definitivamente cuajan inmóviles sobre las dos de la tarde.

Arrastro mis ojeras con mansedumbre. A mi todos me engañan, hoy es viernes y no miércoles, me lo dicen el tráfico estúpido de Patriotismo, la falta de actividad del teléfono, el sol que se esconde después de la tormenta de anoche, ese amigo que podría ser un espejo desquiciado de lo que yo misma soy, con frases tristes como el otoño, con pronósticos que terminan en una cama, sin compañía y tres sueños de ola y arenita nada fina.

Pero dicen todos que es mitad de semana, que estar aquí con mis huesos dormidos tiene sentido, que los cumpleaños se celebran (pero hoy se lloran), que los mares se cancelan hasta el sábado, que el vino se deja sobre la mesa mientras dormimos, vamos al médico, trabajamos para guardar otros cien pesos en la alcancía.

Nada más transcurro fumando, esperando la nueva lluvia de hoy, tu llegada y los nuevos juegos que inventemos drogados por el cansancio. A veces habría que cancelar el trote de este mundo para descansar y sentir.

5 comentarios:

  1. Solo hay que reportarse enfermo para poder empezar a vivir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siento que es domingo y que me obligan a trabajar igual. Siento que soy victima de un malentendido general. Que todo esto es un error del cual me voy a arrepentir mucho algun día. Se me va tan rapido el tiempo trabajando que tengo la sensación de que corre mi vida como cera derretida sobre las laderas de un volcan que nunca estalla...

    ResponderEliminar
  3. Creo que ambos hemos sido engañados por el tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. A mi también muchas veces me gustaría que el mundo detenga su carrera para poder bajar.
    Besitos, querida espejito

    ResponderEliminar
  5. Ah! estas letárgicas miradas al infinito, escurriendo calores de calles lluviosas al calor del mediodia y sus traficos pesados (humedades nada antojables). Ya llegará a su fin esta semana, o este calor, o yo, o algo, pero ya llegará su fin.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.