lunes, julio 11, 2005

De vuelta en este mundo

No registro las nuevas formas de la vida.

Atravesar la Huasteca con toda su exhuberancia y descubrir en tus preguntas mi ignorancia sobre el mundo de las plantas, sudar el sol implacable de la costa del golfo, descubrir que las curvas que llevan a Tecolutla son mucho más viejas que las ansias de modernidad.

Pasar todo un día en la playa (el día de mi cumpleaños, por ejemplo) y olvidarme de todo excepto de ti, buscar el lugar más apartado de las vendedoras de empanadas, de las chicas que trenzan el cabello, quedarnos con las olas y con los libros y con la risa que es cortesía tuya, siempre.

Como rata de ciudad he vuelto, llena de ronchitas de sol, mordidas de arañas, piquetes de mosquitos. Negra, negra como siempre pero más, dorada y ajena a este mundo de colores que es mi mundo, pero que bien podría dejar de serlo en un futuro cercano.

Todo está bien. La marea legendaria del Mar del Norte me llega en forma de libro; la Baja California viene a abrazarme imprevistamente, y mis nuevos cariños, entrañables y desconocidos, persiguen a un tal Belascoarán en un juego de talentos que me hace sonreír. El mundo es mejor de lo que esperaba, sobre todo en lunes.

12 comentarios:

  1. recordar el sol que se difunde en la brisa marina para transportarlo al aliento de tus palabras que van deshaciendo la cotidiamnidad de aquellos que no salimos de la ciudad. para nosotras las ratas ajenas que tratamos de encontrar un poco de espacio...

    idsfruta el bronceado, presumelo, y que la frescura de ese vieja se quede un buen rato en ti.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. me latió un buen esto que escribes, me late aún, me está latiendo, aquí, escuchas, pumpum pumpum pumpum...y la arena entre las teclas entorpece mi escritura, y el sol que me da de lleno me hace entre cerrar los ojos, y sólo si levanto las cejas alcanzo a ver, ahí, detras de mi pantalla, detras de mi escritorio, detrás de la puerta, de la calle, del semáforo, de la glorieta de la caseta de la autopista de la desviación de la frontera, logro ver, mira, ahí está, el mar.

    ResponderEliminar
  3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. después del nasty, siempre queda poco qué decir.

    Bum-Bum: Gracias por percatarte de mi reto literario, que ahora todos los que me importan resultan pelar.

    Gracias. No molesto más tus diatribas. Besos.

    ResponderEliminar
  5. drop:
    amén, y que el sol nos devore con el agua.

    schizosomatic:
    la frescura aquí se queda, me aferro a ella hasta en el viaducto a las 8.30 de la mañana... es que quiero respirar y ser feliz. besos.

    nasty:
    y a mi me laten tus miradas, las que lanzas a las líneas de este engaño, las que compartimos hacia el horizonte... cuántas plantas hay para aprender sus nombres, los secretos de bicharajos de selva, el tiempo en que cada molusco sale de su concha. pero aquí estamos nada más mirando mientras vienen mejores tiempos para escapar. muchos besos, que te siento explosiva debajo del hábito negro, mujer enamorada que eres, que te miro deliciosa tras la sabrosa confusión.

    xamiru:
    tu no molestas ninguna diatriba. ay, agente x, ¿quién te iba a ver tan juguetón un día? besos salados y tostados de veracruz.

    ResponderEliminar
  6. Sabes que te leo mi H. y sabes lo que pienso...

    ResponderEliminar
  7. Recorrer los mares en el recuerdo y las autopistas ya de regreso a la rutina sabiendo que siempre estará esa playa, que siempre habran lecturas furtivas, y una Huini que se abraza a una pluma y se deja llevar por la poesía, como en una danza... sobre el mar.

    Que bonito es leerte.

    ResponderEliminar
  8. Sí, de repente se le olvida a uno que el mundo puede ser bueno...

    ResponderEliminar
  9. Alejarse de la ciudad es muy gratificante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me agradan mucho tus textos. Son prosa poética, poemas en prosa de gran frscura. Espero te gusten los que de muchos autores tengo publicados en mi blog/revista de poesía contemporánea y clásica a la que desde ya te doy la bienvenida, para cuando quieras paseate entre sus replegues.
    Saludos,
    Angel

    ResponderEliminar
  11. somadicta:
    y aquí estoy yo. besos hilandera.

    héctor:
    más bonito tenerte por aquí. Sí, siempre hay una playa a la cual huir para encontrarse una sonrisa.

    cabeto:
    pero es toda una lucha recordarlo (pero cómo cuesta en esta ciudad).

    a13:
    es liberador... luego, cuando uno regresa, hay que usar el doble de imaginación.

    angel:
    muchas gracias, lo visitaré en breve. saludos.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.