lunes, junio 13, 2005

Lo que se necesita en lunes

Esta calma se me desmorona como el pan caliente, me dice cosas que no comprendo, retuerce el cuello del que penden mis ojos, me arrastra...

Dejarse llevar en esta tierra es duro porque el asfalto se tiñe de vidrios cada que pasa una noche de violentas sacudidas. Todo se barre y se limpia antes de las nueve, comienza otra vez la mañana y parece que nada sucedió.

De nuevo el ruido en los semáforos, el cabello mojado, las prisas sin sentido de los cuerpos.

Todos vamos para el mismo lado, algunos menos concientes que otros, de que las historias se suceden
se traslapan
se olvidan
se renuevan
pero siempre pasan.

Olvido no quiero, quiero la calma de pensarte y saborearte, de vivirme la vida que no es mia, de regalarte la que poseo. De sentir, que sentir es todo nuestro terreno.

Calma en esta euforia, calma por favor
un poco de calma.

3 comentarios:

  1. Respira bajo un arbol, sumergete en centro de un gran parque, olvida tu existencia en la ciudad para concentrarte en lo que te importa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. a13:
    eso intento... pero qué imperfecta soy a ratos (o por temporadas). Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa como siempre... te llevo en el alma. y tus palabras me estrujan el ser

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.