miércoles, junio 29, 2005

Deslinde de responsabilidades

Me puedes culpar por intentar medir la curva exacta de tu espalda a las once de la noche; por perseguir tu boca a media risa en cada tarde, por comparar a las gotas de lluvia con los sabores de tus manos.

Culpable siempre fui de vivir sin pensar demasiado (las ideas en la vida llana me paralizan), de dolerme sin medida en las ausencias, de amar sin considerar aspectos logísticos o sucios pasados en mis amores.

Culpable por la pasión, por la alegría, por la falta de duda en cada abrazo. Por despedirme y seguir queriendo, por mirar las partidas y no resignarme a vivir como siempre.

Culpable de guardar una memoria, de ser transformada por la vida, de no ser la misma y tener que reaprender mis límites y mis miradas en cada episodio de esta locura. Pero no de amar poco esta existencia, no de sentir la alegría de respirar hasta en las malas pasadas de mi propio cuerpo.

Y si aumenta la presión, me da vueltas el mundo y la cabeza me estalla, yo te digo: es solo la vida que sigue, el amor que busca sus formas de expresarse, la confianza de poderme tropezar, porque están tus brazos para sostenerme.

5 comentarios:

  1. en las responsabilidades encontramos la necesidad del otro de encuentro, piel y despedida
    entonces cerramos los ojos
    y simplemente caminamos hacia nosotros mismos, y el otro solo es
    la sombra de lo que compartimos...

    PD te acabo de poner en mis links, espero no te moleste...me gusta bastante tu blog...

    ResponderEliminar
  2. el alma es un traje a la medida: mientras más zurcidas, recortes, cosidas, remates, ajustes, tenga, nos queda mejor. Aunque haya dolido, aunque necesitemos tiempo para aflojarla como unos zapatos nuevos. El sastre? el sastre es lo de menos, así que no hay devoluciones, así que ni a quién reclamar.

    ResponderEliminar
  3. !Qué hermoso¡ Somos cupables de los mismos delitos, querida Furtiva. Definitivamente eres un espejo. Lo único es que tengas brazos para sotenerte, yo tengo el amor de la vida.
    Besitos cristalinos

    ResponderEliminar
  4. De lo que yo si te puedo culpar es de hacerme adicto a este blog.

    "Por tu culpa, por tu culpa
    por tu maldita culpa"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Culpable eres de que continúe visitandote, porque me gustan tus letras.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.