jueves, mayo 19, 2005

Los fugaces, los divinos

¿Yo qué puedo contar de estos espíritus que se vinculan con bocas como de agua? Los he visto, los he tocado en sus reflejos de carne incluso. Se van apareciendo como si el azar existiera, como si nada los relacionara realmente. Pero es mentira, porque en esta esfera las coincidencias son como los planes olvidados de un dios indolente, de un capitan sin amor por la tripulación: todo sucede de acuerdo con los mapas perdidos de la locura.

En este orden que ignoro se me aparecen los cariños más extraños. Esto es ruido, una música que no puedo tararear. Yo sé que ahí detrás hay un hombre que llora, una chica demasiado dulce como para soportar el dolor sin arte, un niño que posee las calles, un ser que se forma. Estas rutinas de letras que de pronto se interrumpen, que germinan o florecen y nunca se marchitan: no somos jóvenes, pero a viejos no llegaremos.

Yo escribo y cada palabra tiene un peso para mi. Intento que lo que va empeñando mi alma en otras caras sea verdad, de alguna manera no perder estos lazos que valen tanto o más que las horas de los días que vivo, que me muestran a los otros como nunca pude llegar caminando aceras o besando bocas o marcando un número. ¿Cómo mostrar lo que eres, ver a los otros y no quererlos?

Esto es para ti, para ti y para ti también, bien lo sabes. Los extraño y sigo pensando, desde mis amores más nuevos y alegres, que ningún infierno puede más que la voluntad del placer y la alegría. Los quiero.

6 comentarios:

  1. Elizabeth (la aprediz de la verdadera Hilandera)5:12 p. m.

    Yo tambien te quiero a tí...gracias, la literatura es de qien la lee y sela apropia, hoy me he aporpiado de tus letras,,, jamas soporte dolerme sin mancharme de tinta entera.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  2. "Yo escribo y cada palabra tiene un peso para mi". ¡Qué bello lo que dices, guerrera! Así deberíamos actuar siempre, tener una palabra impecable. No es fácil, pero cuando logramos, ¡qué energía!
    ¡Un intense abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Bonita reflexion, Besos y a luchar. Te robo este texto para mi.

    ResponderEliminar
  4. Es un placer leerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, toda la fuerza de los volcanes está dentro nuestro. Irrumpir en el cielo, y prenderlo fuego mientra nos incendiamos. He ahí nuestro destino y nuestra invitación.
    Besos, abrazos y lo que sea.

    ResponderEliminar
  6. elizabeth:
    son tuyas estas palabras. Y aprendices somos una de la otra, estamos en esto mismo y nos va quedando bien.

    cristal:
    energía es lo que transmitimos. Bella eres tú también, con tus hermosos ojos transparentes... (cómo lo ves todo tan claro).

    antonio velo:
    luchemos pues (y besemos más aún). No es robo, te pertenece tanto como a mi.

    a13:
    Y más placer saber que me lees. Besos.

    juan carlos:
    fuego somos, juego delicioso. el único pecado no lanzarnos a esta aventura. Gracias compañero.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.