miércoles, marzo 24, 2010

Extraños

Entendido estaba
que seríamos extraños para siempre,
besándonos de reojo
[rozando con la punta de los dedos
el borde de la tela que nos cubre].

Puntos en la red del tiempo somos,
pequeñísimos testigos
que dejan pistas invisibles
a la orilla de un mundo sin tropiezos.

Cambiar de perspectiva
con referencia a la ausencia o la presencia
reconocer detalles inexistentes
atesorar con fruición los papeles
en los que jamás escribiremos nuestros nombres.

No hay mejor deber que imaginar:
los que no se conocen, nunca pueden abandonarse.

2 comentarios:

  1. Esa imaginación que nos mantiene vivos y nos permite caminar por el mundo de la poesía. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Si lo sueñas lo realizas...

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.