miércoles, enero 16, 2008

Se permuta



Una cucharada de dolor ficticio por media hora de risa simple.

Tres lágrimas y un peligro inútil por una sola palabra dicha con sentido.

Veintisiete promesas por una tarde soleada sin aviso.

Los planes hechos al aire por un esfuerzo.

La distancia por la gratuidad.


Y todos, todos los intentos por el principio de una construcción.

7 comentarios:

  1. Anónimo6:22 p. m.

    Furtiva, negocio nada malo: una cucharada de dolor ficticio por media hora de risa.
    Bonita foto.
    La señalización de las obras viales va de mal en peor.
    Besote.

    ResponderEliminar
  2. Traspaso
    pasado triste y quejumbroso

    (se aceptan recuerdos de caricaturas de la infancia)

    ResponderEliminar
  3. Una permuta más que interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:56 a. m.

    gracias por este escrito y esa delicada forma de darse aliento a partir de palabras que se trucan al viento. Añado a la mercader de tan sinceros sentimientos:
    -las furtivas esperanzas por una franca gratitud,
    -las máscaras usadas hacia adentro por un rostro al descubierto bajo lluvia
    -la voz que ha traicionado su palabra por un gesto de afecto en el silencio compartido
    -las alas que aterrizan por caricias que llevan a volar.

    Contigo, del otro extremo del mundo, mas de tu lado,

    ignacio
    (definiciondeabrazo).

    Quizá me motives para iniciar un nuevo blog con este nombre a fin de comunicarme contigo.
    Que tengas días preciosos.
    y

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:58 a. m.

    corrección o mala fe de ratas:
    "...a partir de palabras que se TRUECAN al viento"

    ResponderEliminar
  6. "Subió a la construcción como si fuese sólida..."


    Yo nunca sé si permuto bien o mal. Si hago bien con tanto trueque, o me equivoco con toda obviedad, y gracias a lo que no tengo.

    No tengo idea.


    Pero sé -y eso lo sé bien- que cada vez me importa menos.

    "Ladrillo con ladrillo en un diseño lógico...sus ojos embotados de cemento y lágrimas..."

    Hoy, bajo el árbol de la muerte, no me atrevo a cambiar. Ni tampoco a decir "te lo dije".

    Sólo puedo cantar:

    "Y flotó por el aire cual si oyese música..."

    ResponderEliminar
  7. Lectora regular de tu blog, este mensaje ha dejado un grato sabor de boca. Me deja pensando en qué estaría dispuesta a canjear.
    Un beso,

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.