jueves, octubre 18, 2007

¿Por qué odio los paraguas?

Cuando llueve, la gente saca su paraguas y piensa que se protege de la lluvia. La lluvia no es una amenaza para la humanidad; es esta última la que amenaza al mundo y sus ciclos. Cuando llueve, la ciudad (con suerte) se colapsa y los automovilistas no llegan a su destino a tiempo. Las piedras y los ríos se desquitan del asfalto y bajan de nuevo por sus cauces borrados. Todo sigue siendo igual pero mojado y esa humedad me recuerda lo que no recuerdo: cómo fue este lugar antes de nosotros.

Esos artículos como de tortura se componen de varillas con peligrosas puntas. Si mides como yo 168 cm y te topas rumbo al metro con una mujer de metro y medio, corres el riesgo de que te saque un ojo, te arranque un mechón de cabellos o sencillamente te aparte del paso con ese artefacto que ultimadamente no impide que se le mojen los zapatos, los pantalones y si va más de uno debajo, también todo lo demás.

¡Tan bonito que es caminar bajo la lluvia! Cuando cruzas Patriotismo las gotas se impactan contra la avenida, se iluminan todas por los faros de los coches, hacen pequeñas coronas como animalitos que viven por un instante. El agua corre por tu cara, parece llanto frío, y todos se esconden en sus casas, debajo de las marquesinas, en las tiendas y la farmacia. La calle es de la lluvia y las personas envidian esta calma con música que podrían disfrutar.

Y llegando a casa, el vecino que tiene un Cadillac va llegando y me dice (mientras cierra su paraguas prudentemente): "¿Qué haces, preciosa, en la calle a esta hora? ¿Mojándote?" ¡Idiota! por supuesto. Y antes de llegar a mi departamento todavía me topo con el marido de la portera que me mira con desaprobación mientras me seco la cara con la manga de la sudadera.

10 comentarios:

  1. Yo odio los paraguas porque hacen que uno como hombre se vea bastante gay.

    Y quizá dices eso de la lluvia porque no vives en Xalapa, aquí todo el tiempo está lloviendo, tipo 100 años de soledá jaja.

    ResponderEliminar
  2. yeah!
    jajajaja
    también odio los paraguas, si me han tocado golpes en la cara!
    en verddad es molestoooo!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Los paraguas son artefactos del demonio pero de la lluvia mejor ni hablamos eso de todo sigue siendo igual pero mojado debes reconsiderarlo. saludos

    ResponderEliminar
  4. Y, generalmente, uno los deja olvidados en cualquier parte. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:26 p. m.

    Como le dijo Pellicer a Cossío Villegas: escriba menos y lea más.

    ResponderEliminar
  6. falso: tienes razón, un hombre con paraguas es anti-viril. y si vives en Xalapa, anda, demuestra tu masculinidad.

    tutsi: molesto y de mal gusto. pero tú vives en un universo muy hermoso. la próxima vez, patea al del paraguas-

    blogger: sí, lo he reconsiderado. la lluvia lo cambia todo. fui una loca, perdón.

    fgiucich: los olvidamos en cualquier parte porque en el fondo sabemos que no sirven para nada... y porque son muy buen pretexto para volver a un lugar interesante.

    anónimo: si tanto te molesta, ¿por qué vienes tanto? ponte a leer a pellicer y sé feliz.

    ResponderEliminar
  7. esteeeeee, osea que tengo que borrar "paraguas" de la lista de regalos de navidá?? =(

    ResponderEliminar
  8. Y cerrados, son como un bastón que no es bastón.

    ResponderEliminar
  9. Bastet ama la lluvia, es un placer corres bajo el agua, pisar los charcos, sentir las gotas en la cara… además, las nubes de lluvia son de lo más bonito que tiene el cielo.

    Patricio, así pueden ser usados como arma, igual como lo hace la tía Gertrudis :P

    ResponderEliminar
  10. Buen blog, Furtiva. Por cierto, gracias por la visita :-)

    Estoy contigo en lo de que los paraguas son enemigos públicos, pero el problema son sus portadores. Yo obligaría a sacarse un carnet de portador de paraguas, porque en manos inconscientes son instrumentos sacaojos de gran potencial asesino :-)

    Besos

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.