lunes, febrero 06, 2006

Placeres del neurótico

Para estar realmente solo se deben abrir las cortinas y dejar entrar ese sol casi inmóvil de los días festivos. Levantar colillas, botellas de cerveza, envases de Fanta y montones de ropa que parecen niños cansados y dormidos en cualquier parte.

Ir descubriendo de nuevo el color del parquet, debajo de las cáscaras de estos últimos días, los kleenex, los cabellos caídos en el paso apresurado del cepillo en las mañanas laborales.

Doblar la ropa, quitarle su calidad de ser vivo durmiente y volverla a pedazo de tela, en su cajón o estante; amontonar en la tarja los vasos y las tazas, lavarlos a conciencia, sacarles un brillo discreto que luzca en la alacena.

Entonces sí, poder sentarse enmedio del orden a admirar el desmadre que se tiene dentro.

6 comentarios:

  1. Siendo así, vine a recrearme despacio...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A veces es mejor distraerse con el de afuera, aunque en mi caso es una exageración.

    Un beso, hermanita.

    ResponderEliminar
  3. y no tener fuerzas para lustrar los desganos...
    un saludo:)

    ResponderEliminar
  4. yole:
    te presto un sol de medio día para recrearte en la madrugada.

    xamiru:
    a veces es mjor dejarse la ansiedad en el trabao duro de la limpieza... como aquel día en tu casa, ¿recuerdas?

    cieloazzul:
    los desganos se lustraron solos, yo nada más finjo que no pueden conmigo.

    pienso en ti:
    gracias, también necesito vacaciones.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:28 a. m.

    furtivo, va.
    (Del lat. furtīvus).
    1. adj. Que se hace a escondidas.

    ...soy anonimo pues pereza tengo de registrarme como blogger (de ailleurs, je ne sais pas c'est quoi un blogger). Ya que se hace a escondidas no diré tu nombre, pues nos conocemos (mejor dicho nos conocimos).
    Voila est-ce que je dis:
    siempre seràs la eterna inquisidora: Espero poder rencontarte un dīa que regrese a méx para bebernos un café de historias... megchun

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.