miércoles, mayo 04, 2005

Reina de porcelana

A Dora, la reyna-princesa

Quiero describir a esa dama suave del asfalto, su paso por las avenidas y las miradas que regala al mundo. Desde que nos cruzamos la he observado: nunca pierde el piso, llora sin aviso y anima cada ser que toca. Es de cristal o porcelana, a mi no me engaña la piel, y la he visto musical en las salas de baile, seria y absorta en sus labores, niña sin remedio frente a cada plato de sopa.

Y yo admiro los golpes que recibe y su capacidad para ser sin tropezar, para buscar el amor y entregar sin miedo. Quiero ser así, hermosa como ella, elegante y deliciosa chica, y encontrar la paz en unos brazos que me cuiden como yo sé que puedo cuidar.

Podríamos cambiar un día de vehículo, ella en mis accidentados argumentos y yo en su precioso sueño sin locuras. ¿Cómo no tuvimos el mismo destino si nos hemos visto como las mismas escuinclas crédulas escuchando viejos discos, llorando en una almohada fresca, luchando por unir tantas separaciones?

Para ser una mujer se precisa el paso firme, el aroma suave, la capacidad de predecirlo todo y de no tener miedo. Alicia tiene las manos más dulces que yo haya visto y un secreto esperando en el alma, la dedicación de la reina por sus súbditos y una corte de arlequines que desdeña a la espera de su rey.

5 comentarios:

  1. ¡Siempre tus letras hacen bailar mi alma!
    Eres una reina en el devenir, princesa...
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hermosas palabras para esa mujer apreciada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. Es que no puedo meterme con el contenido de tus textos, son exquisitos... solo puedo aplaudir el maginifico manejo de tu prosa, tus pensamientos bien plantados, frondosos y sobre todo, listos para ser cosechados.

    ResponderEliminar
  5. cristal:
    bailemos pues, cristal, devengamos reinas de estas calles.

    a13:
    lo que merece una dama, nada m{as. besos.

    somadicta:
    gracias hilanderas... el tiempo de cosecha se acerca.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.