viernes, mayo 06, 2005

Dormida, escuchando al fantasma

Lo sentí. Anduvo por estos cuartos husmeando, pero me vio tan concentrada en trabajos ajenos que no preguntó nada. Sé que intentó posar sus falanges heladas en mi hombro. Sé que deseó enloquecerme con sus atroces desgarramientos, pero no lo hizo. Se conformó con pasear por el piso de arriba, moviendo ligeramente las persianas, dejando pruebas equívocas de que estuvo ahí.

Iba a acecharlo esta mañana, con mis balas de plata preparadas para dejar sólo el concreto en esta vieja construcción. ¡Pero qué lástima tener sólo huesos, piel y voces alrededor! ¡Tan asustado como yo anoche debe estar ahora, escondido en el rincón que yo usaba hace años, temiendo mi terrible venganza de desvelada inquieta!

Guerrera no soy a la luz del día. Busco otra cosa: un par de sombras junto al mar, la convivencia muda con el espíritu y alguien que me anime a no dormirme para seguir escuchando los roces tenebrosos de dudosas existencias.

5 comentarios:

  1. En el piso de arriba arrastran una sila, me imagino a una pequeña tratando de alcanzar las galletas de la alacena. En la habitación contigua el intermitente rechinido de un resorte agotado por el tiempo recita la pasión de dos enamorados, cansados de su insoportable levedad. En la calle una patrulla, un llanto de bebé, un perro ladra...
    Mientras tanto yo en mi cama miro el techo limpio de ideas y solo me dedico a impregnar mi silueta en las sábanas empapadas de sudor

    ResponderEliminar
  2. Fantasmas habitan en los rincones de la mente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Acaso no será el fantasma interno que viene y te alborota para decifrar algo que sólo tu y él saben?
    Acaso ese mismo fantasma será transformado tarde o temprano en el ángel de la guarda que tanto anhelamos?
    O quien será que tan bien te conoce y se esconde en ese rincón secreto?
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. erektor:
    en el sudor que dejas en la sábana va tu silueta perdediza como el alma de tonos sombríos que sólo constrarresta tu sonrisa... ¡Gracias por las imágenes!

    a13:
    Y del alma, algunos verdaderamente dulces... Saludos.

    dora:
    acaso el que responde al nombre de mi risa, el que ni ángel ni fantasma, es sólo un hombre. Gracias princesa.

    ResponderEliminar
  5. Pero me voy tres dias, y tu llenas de magia tu medio millon de gamas... anda guerrera armate y habla de piel,,, que sin ti la vida, se estanca defeñamente.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.