viernes, abril 22, 2005

Sueño en la ventana

- Tengo un diente roto-, te dije, y te reíste de mi confusa mutilación. -Yo el alma-, contestaste, y nos quedamos callados observando la tarde. Teníamos que terminar en aquella ventana, en un tiempo sin ansiedad ni esperas, mirando intermitentemente el huerto y nuestros ojos cansados...

Finalmente conocimos la paz.

3 comentarios:

  1. Yorch Maikel10:58 a. m.

    Guaaauuuuu, Ñiña, los ojos se me abren más y más contigo: además de las fotos padres (son tuyas, verdá?), las palabras... uórales!!!
    Algo sabía de tu afición por la poesía (sobre todo la mielosa), pero desconocía la capacidad que tienes pa decir tu pensamiento y tu sentimiento (y lo que es mejor, sin miel, je, je, je, je).

    Sale pues!!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, tenían que terminar en esa ventana, en un tiempo sin tiempo, que sólo se logra en esos momentos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. tengo la carne rota, y me dijiste..-yo tambien-

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.