jueves, abril 28, 2005

Irremediable

Dime de dónde viene esta vocación por estar en tantos lados al mismo tiempo. El acabarte la risa en el trabajo, en las escuelas a destiempo, en las calles de cualquier ciudad, sin zapatos como en la playa. Esta amor por el sol vino tarde en mi, pero ya nunca quiero que se vaya.

Es que me viene el sol en esta casa oscura, nada que la disfrace de empresa puede quitarle los techos altos, los remates de la barda, los espacios para esconderse desde que desterramos a los cara de niño anidados bajo la duela.

Me viene en el auto -sólo somos reflejos- sin importar la hora, cuando voy cantando, cómo me conoces que te preocupa que me vaya a morir uno de estos días al volante por no poder ver lo que tengo enfrente. Sería una buena muerte porque estoy flotando, porque pienso tanto, porque siempre soy feliz así. Pero el instinto me cuida y queda ese sol, tan blanco en las mañanas, odioso y posesivo por las tardes, amenazando siempre por las noches.

Y sí, hasta en la más oscura iglesia del medievo lo encontré, se me escurre por todas partes, y ya definitivamente renuncié al sufrimiento, la infelicidad y el dolor como modo de vida. Me gusta demasiado la luz, no me puedo atormentar más de 12 horas seguidas, lo veo y nada más estoy segura de que el día de mi muerte me va a sorprender demasiado que todo haya pasado tan pronto.


Eso vino de nuestras tardes, perro verde. Hayquesejoder con este entusiasmo, gallego, no me lo acabo ni yo solita. Y hoy te lo dedico a ti.

8 comentarios:

  1. Ya vaya que es linda la dedicación...

    ResponderEliminar
  2. El sol ardiendo en las alturas, cobija con su calor y otorga luz a quien la busca. La luna es su complemento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Furtiva:
    Tus matices huelen a nostalgia...¿Me equivoco?

    ResponderEliminar
  4. Cuando despúes de un rato de buscar en otros lugares algo interesante que leer se da uno cuenta que la mayoría de las cosas en la red son basura, me consuela saber que siempre puedo venir aqui: oasis, hamaca en la playa, barra de caoba, libro de cabecera...

    ResponderEliminar
  5. cabeto:
    y vaya que es lindo ese perro verde...

    a13:
    y nosotros su reflejo... besos.

    somadicta:
    Este matiz huele a lo que huele la ropa cuando la bajas del tendedero, justo antes de la lluvia. ¡Muchos besos, querida hilandera!

    erektor:
    cuando guste, pa usted hay hasta blues y cerveza.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:52 a. m.

    ropa que huele a sol, ensenada de despropositos mi guadaña se afila cerca de tú: Lilith, esta alfombra se teje con hilos de locura.

    ResponderEliminar
  7. Te informamos que este blog ha sido aceptado en el directorio de blogueratura.com, el lugar de la literatura independiente.
    Encontrarás los botones de enlace en http://www.blogueratura.com/Botones.htm
    no olvides colocar uno en el blog para que tus lectores conozcan el proyecto.
    También te invitamos a participar en la sección "el artículo quincenal" manda tus artículos (tema libre-menos poesía o cuento) a blogueratura@gmail.com
    Si conoces a alguien que pueda interesarse por blogueratura, no dudes en comentarle sobre nosotros.

    Gracias por seguir publicando la palabra.

    ResponderEliminar
  8. Anonymus:
    Y que lo digas... La locura del sol era benigna, nadie trajo su guadaña y la piñata se rompió antes de tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar

Escribe algo. Todas las palabras tienen peso.